lunes, 10 de julio de 2017

La Sucursal de Chamberí

Cuando te dedicas a esto de la gastronomía te conviertes en una guía para amigos, familia y conocidos. Siempre la eterna pregunta: ¿dónde puedo ir a comer/cenar que esté bien y no sea muy caro?

Y creedme que en la mayoría de los casos es un marrón porque mis gustos no tienen que coincidir con los vuestros o porque simplemente la definición de caro no es la misma. ¿Qué es caro cuando los platos son extraordinarios? ¿30, 40, 50€?

Sin embargo, ahora ya tengo un lugar de referencia:  La Sucursal de Chamberí en la Calle Sandoval 4. Los artífices de ello son Clara Arburuas y David Lobo quienes, tras varias vicisitudes, decidieron crear este concepto de taberna junto con el chef Guillermo Martín.


La idea es clara: platos para compartir que no nos complican la existencia y que son muy resultones. El local no es muy grande pero sí coqueto y acogedor con detalles que te hacen sentir bien y con un gran ventanal que se abre y que da más amplitud.



Una escalivada con sardina ahumada abrió el menú para pasar a la burratina con tartufo y berenjenas ahumadas (asadas por ellos mismos y que le dan un toque especial).

El tomate de temporada relleno de brandada de bacalao con escarola y olivada me pareció demasiado grande, se perdía su relleno y era una pena. Recomendé a David que eligieran un tomate un poco más pequeño. Eso sí,  para estos calores se agradece este tipo de platos.



Las patatas bravas de la sucursal fueron una de las sorpresas. No son al estilo típico de Madrid, es más, son gajos cocidos y acabados en el horno con una buena salsa. Yo agradezco que no haya fritos. Y ya sé que os estáis preguntando, ¿qué estilo son en Madrid? Pues tenéis mucha razón, porque aquí cada uno las hace como quiere. En cualquier caso, es uno de los platos imprescindibles que hay que pedir en este local.



Otras dos propuestas que quiero destacar: Sandwich de pastrami al estilo New York con su mostaza, su pepinillo y rúcula. Más que un sándwich a mí me gusta llamarlo un pequeño bocadillo. Pero vaya bocadillo, oiga. Una recreación de 10, por el que estoy segura volverás a la Sucursal.


Su Burguer Bull también es contundente, pero sin llegar a cansarte, rabo de toro guisado al vino tinto. Ahí es nada. Nosotros partimos en cuatro esta burger para seguir probando cosas.


En cuanto al pulpo con pimentón ahumado y parmentier de patata y coliflor era correcto a destacar que la coliflor le iba muy bien al señor pulpo.



Todo ello se acompañó de vinos navarros como Señorio de Unx. Por cierto, su carta muy ajustada en precio y con vinos singulares. Un detalle que se agradece.

Postres de alto nivel como el flan enriquecido en crema sobre salsa de maracuyá que gustó a toda la mesa.
Con todas estas pistas que te he dado creo que ya tienes claro cuál es tu próxima parada ¿verdad?

La Sucursal de Chamberí
C/Sandoval 4 .Madrid
Tf 911 10 8132
Ticket medio:25 €


domingo, 2 de julio de 2017

Certamen Queso Cabrales

El jueves 29 de junio se celebró en Madrid la Presentación del Certamen de Quesos Cabrales de este año en el Restaurante Couzapín.

No es casualidad la elección del lugar, el pasado año este restaurante se llevó la puja del mejor cabrales (Vega de Tordín) por 11.000 €


A este almuerzo acudió Jesús Casas, Director de Desarrollo Rural del Principado, Francisco González, alcalde de Cabrales, Elena Martínez, teniente alcalde y Jéssica López, Presidenta de la D.O. de Cabrales

En esta ocasión se elaboró un menú de la mano de José Antonio Campoviejo (Corral del Indianu en Arriondas), un chef que lleva más de veinte años trabajando con productos de cercanía y sobre todo incluyendo los quesos asturianos en su cocina.


.
Comenzamos con un culín de sidra natural mientras esperábamos al resto de la mesa. Una vez sentados tomamos los aperitivos, todos ellos con queso Cabrales. La canica no tuvo mucho éxito en nuestra mesa ya que venía en líquido (una adaptación del plato que José Antonio tienen en su restaurante, pero con ostra). 


La sensación era como comerse un bombón, aunque el interior no era dulce sino con un fuerte aroma y sabor al queso azul asturiano.

Tanto la croqueta como el macaron estaban muy bien ejecutados. La primera con una bechamel casi líquida y el juego del dulce-salado del segundo son siempre un acierto.



Para finalizar esta tanda de platos con queso, nos ofrecieron un Tembloroso de Cabrales, anchoa y avellana. La combinación funcionaba, pero estaba un poco subido de sal.



Para estos platos nos ofrecieron sidra Valnera, un zumo de manzana con un toque dulce y ligero aromas a frutos del bosque y chocolate que armonizaba perfectamente con los platos de queso.


De agradecer fueron los siguientes platos que limpiaron el paladar más aún: Milhojas de aguacate, manzana y anchoa con salsa verde y el Gochín asturcelta asado, puré de apionabo (de los mejores que he probado) y jugo de cebolla morada.












De postre Sopa de Cabrales con helado de PX y avellana tostadas que resultó ser uno de los mejores platos con queso. Los vinos de Monasterio de Corias, blanco y tinto (D.O Cangas) aguantaron el tirón. (no hay que perder de vista estos vinos) .




Y para acabar, sidra de hielo Cortina que hizo las delicias de los asistentes.



Quedamos emplazados para el 27 de agosto fecha en la que tendrá lugar el 47º Certamen del Queso Cabrales en Arenas de Cabrales para elegir la mejor pieza del año 2017 y quizás poder ver si la puja de 11.000 € del pasado año se queda corta.

Estoy segura que este año los quesos presentados cumplirán todas las expectativas de este producto insignia de Asturias. Nos vemos en Arenas de Cabrales.






jueves, 22 de junio de 2017

Agrocanarias: el gran espectáculo de los quesos canarios

Los premios Agrocanarias17 para elegir a los mejores quesos canarios se celebró este año en Santa Lucía de Tirajana, (Las Palmas). Ha sido en un Hotel de Vecindario donde durante dos días hemos estado catando 24 jueces profesionales los más de 165 quesos presentados de todo el archipiélago.

Esta iniciativa lleva muchos años y está organizado por el  Instituto de Calidad Agroalimentario del Gobierno de Canarias que ha contado con la participación del Ayuntamiento de Santa Lucía y la plena implicación de toda la comarca.


Los canarios tienen el honor de ser los que más queso comen al año de España y poseen un conocimiento alto de los mismos. Los aprecian y los consumen. Es la mejor manera de dar valor a este producto a veces tan maltratado.

En todas las islas se elabora queso y son tres las Denominaciones de Origen: Majorero, Palmero y Flor de Guía, de Media Flor y Quesos de Guía (Fuerteventura, La Palma y Gran Canaria respectivamente).



Uno puede pasear por los diferentes valles y ver como rebaños de ovejas y/o cabras buscan alimento en parajes casi desérticos y no entiende como pueden dar leche. Entre nosotros, los catadores, se dice que las cabras canarias comen hasta las piedras.

Es por ello que los quesos de cabra canarios difieren bastante de los de la península en sabor y textura, sobre todo.


Durante el primer día la cabra fue la protagonista en mi mesa de cata. Otra cosa de agradecer a la organización; tu mesa, tu espacio para poder concentrarte mejor. Texturas granulosas, sabores complejos en muchos y sobre todo una marcada personalidad son las características de estos quesos.

 Reconozco que cuando llegó el primer queso de mezcla lo agradeció mi paladar por esa diferencia en boca.

Durante la segunda jornada disfruté aún más si cabe. Son muchos los quesos que no llegan a Madrid y tenerlos allí producía una excitación aún mayor. Llegada la tanda de los quesos de Flor  el júbilo  se instaló entre todos nosotros, y en especial para quién llegaba fuera de las Islas. (es decir, yo misma)


 Hacía algunos años que no podría disfrutar de este tipo de quesos porque que es muy complicado su traslado y por la poca producción existente (en el año 2016 sólo 472 kilos). Dos de estas maravillas se llevaron la mejor puntuación que otorgué en el concurso.

Otro de los grandes momentos sin duda fue implicar a los niños que realizaron su cata paralela con nosotros. Tuve el honor de asistir a la última clase que se les dio para facilitarle las indicaciones pertinentes.


A parte de contarles la historia del queso se les instruyó sobre cómo realizar una cata de un queso desde todos los parámetros. De este modo ellos también hicieron su fase visual para pasar a la olfativa y finalizar con la gustativa.

Comprobar cómo estos muchachos honran a este producto ya desde pequeños emociona. Ávidos de saber no cesan en preguntar una y otra vez.

Se trata del Consejo Local de la Infancia y Adolescencia de Santa Lucía (CLIA) formado por 15 jóvenes y que participan activamente en la administración implicándose en las decisiones que atañen a todos los niños de su edad.


Ataviados con el traje típico canario eligieron su mejor queso por unanimidad: Pajonales de Quesería Bolaños de Gran Canaria (un queso semicurado de cabra)

Como fin de fiesta se celebró una cata popular a la que asistieron unas 400 personas de la localidad que no sólo atendieron a las explicaciones de los jueces que allí nos encontrábamos, cataron diferentes quesos y eligieron el que más le gustó. Sin duda otra lección del pueblo canario que respeta este producto tan nuestro.



En definitiva, una oportunidad maravillosa que me ofrecieron y con la que no sólo disfruté, también aprendí y mucho, de los grandes profesionales que compartieron conmigo esos días.

Bravo por estas iniciativas que hacen que nos sintamos orgullosos!



Nota: mi agradecimiento personal a Ruth Lozano por su cariño, atención y por todo lo que aprendo de ella cuando coincidimos, así como a Samuel por todas sus cuidados y conocimientos compartidos.


También a Vanessa Santana, Ana Bel Rodríguez, Dolores García, al equipo del gobierno de Canarias por su gran trabajo y a todos los que están involucrados de una u otra manera. ¡Mil gracias a todos!

Para conocer  los ganadores: http://www.gobiernodecanarias.org/noticias/agpa/84116/cortijo-caideros-dop-flor-guia-elegido-mejor-queso-canarias-2017

lunes, 1 de mayo de 2017

Salón de Gourmets,quesos y más

 Y acabó otra edición del Salón de Gourmets (y van 31) considerándose la mejor de su historia.


A las mareantes cifras que la organización ha facilitado (1630 expositores, 40.00 productos, 1.300 novedades y un 15 % más de visitantes respecto al 2016, 93.300) añado las opiniones de grandes en eso de la gastronomía como  Rafael Rincón o Lorenzo Díaz, (entre otros)

Con este último, Lorenzo, pude hablar durante el homenaje que se hizo en Los Galayos la noche del jueves a la Generación del 27. Díaz, con su característica ironía, alaba la edición apelando a que las cosas están volviendo a su lugar. Como muestra, el concurso de Cachopos y de Torreznos. Parece que la gastronomía está bajando a la tierra y es un fiel reflejo de lo que se quiere/se busca.

Es verdad que es el salón donde hay que ver y dejarse ver. Un centro donde encontrarse con amigos, clientes, conocidos y ver las novedades. Que hay muchas, pero yo me quedo sólo con algunas.



Sorprendente es el polvo de pulpo de la empresa almeriense Mare Siccus. Ya avanzó cuando comenzó a comercializar su pulpo seco y ahora da un paso más. El polvo concentra todo su sabor y olor y da un toque distinto (y marino) en vinagretas, risottos, bechamel o incluso a la paella.


Otra de las exquisiteces fue una morcilla elaborada con careta en el stand de Almería. Lamentablemente no dispongo del nombre del elaborador, pero lo estoy resolviendo.

Lo que manda huevos es lo que hace la Granja Campomayor de Lugo, nunca mejor dicho. Huevos cocinados a baja temperatura que sirven tanto para hostelería como para casa y que se venden en packs de seis unidades. 

Procedentes de sus gallinas camperas lo único que hay que hacer es sumergirlo en agua caliente durante unos 50 segundos y voilà, ya tienes en tu salón un plato digno de los mejores restaurantes.



Dentro del Salón se celebró el VIII Gourmet Quesos, el Campeonato de los Mejores Quesos de España. Participé como juez catador en una de las semifinales y en la propia final del lunes y debo decir que la organización ha sido de diez. 


Este año hemos tenido nuestro propio espacio con el tiempo suficiente para realizar la cata con los finalistas. José Luis Martín y su equipo cada año lo hacen mucho mejor y es de agradecer.

También mi enhorabuena a los “queseros” que establecieron un nuevo récord presentándose más de 600 quesos.(larga vida a nuestro sector)



Ante la tabla de los 15 finalistas mi elección como mejor queso de España fue el DOP Majorero de  Maxorata, un queso de cabra curado untado con pimentón de Fuerteventura. Este queso se llevó varias medallas en el pasado World Cheese de noviembre en San Sebastián.


Ya avisé hace más de un año que los canarios lo estaban haciendo muy, muy bien y que no había que perderlos de vista.

La leche es pasteurizada y aquí viene la eterna discusión. Ante los comentarios vertidos  que este es un queso industrial (venga Dios y lo vea) hoy voy a mojarme.

Desde hace tiempo parece que exclusivamente los quesos de leche cruda son los artesanos y los mejores quesos que nos podamos encontrar en el mercado y que directamente “demonizamos” a los que pasteurizan la leche.

Hasta hace poco, en España, no se podían vender quesos de leche cruda con menos de 60 días de maduración porque la normativa no lo permitía. Hubo que batallar, y mucho, para que hoy podamos consumirlos. Las queserías, elaboren los quesos con la leche cruda o no, tienen unos controles continuos para garantizar que la leche está en las condiciones óptimas de higiene.

Que el queso sea de leche cruda no nos garantiza que el queso sea extraordinario. Ni tampoco si es de leche pasteurizada.

Lo que hace que un queso sí lo sea, independientemente del cómo es la leche, es en primer lugar la calidad de esa leche, la higiene en la quesería, el trabajo prueba/error durante mucho tiempo…y por supuesto de las recetas, trabajo y pasión del maestro quesero.


Por lo tanto, me niego a pensar y mucho menos a juzgar hasta que lo cate, que los quesos de leche pasteurizada son industriales y estarán malos. De la misma manera que haré lo mismo con los quesos de leche cruda sin presumir que serán “la repera” por no pasteurizar.

Para terminar, quisiera recordar que en todo el mundo existen multitud de quesos con leche pasteurizada de los que disfrutamos continuamente, estoy segura que os vienen varios a la cabeza.

Seamos honestos con nosotros mismos y estoy segura que nos irá mejor a nosotros, a los elaboradores y a nuestros quesos.

martes, 18 de abril de 2017

Restaurante Marcano: cocina de producto.

David , más conocido por Marcano, viene ya con la lección aprendida . Ha estado en Arkaz, Santo Mauro y Goizeko Wellington y no es nuevo en esto. Aunque ahora con el boom de Top Chef parezca que haya aparecido de la nada.

Tiene su restaurante en la zona del Retiro, la que se ha puesto de moda hace tiempo y en la que no dejan de aparecer nuevos lugares (en los dos próximos meses otros seis establecimientos abrirán sus puertas).


El local, pequeño y coqueto dispone de una pequeña barra a la entrada donde se puede tapear con vistas a la cocina, esos detalles me gustan.

David mira mucho el producto, lo cuida y eso se nota cuando llega a la mesa sin artificios.

El almuerzo comienza con unos entrantes sorprendentes: una arepa rellena de queso fresco y pico de gallo y la caballa marinada. Pequeños bocados donde ya se asoman las intenciones del chef.


Me sorprende mucho y bien  el atún con huevas de erizo, wasabi, aguacate y rabanito. Un golpe de mar, de texturas y sabores muy ligero y con un punto picante que se agradece. No faltan las corujas que dan color y frescor. Me ponga un par más por favor.

Otro de los platos con más identidad de su cocina es la carne de boquerón en salazón con AOVE, chalota, tomate rallado y vinagre de mostaza. De nuevo sale el producto y fuera las complicaciones. No hay que marear nada para sacar un buen plato. El poder de lo simple.



David utiliza mucho la verdura en su cocina, y se agradece el plato que nos presenta con alcachofa en tempura salteada con guisantes, setas (chantarella) y tirabeques. Distintos puntos de cocción hechos a la perfección.



Como platos principales, una de las mejores merluzas de pincho de Burela que he probado (otra que aún recuerdo es la de Alabaster). Esta viene acompañada por puré de celeri, zanahorias baby e hinojo. La merluza, sencillamente está perfecta.




 En el plato, yo pondría más hinojo porque creo que aún se utiliza poco en las cocinas de Madrid, ¡y porque me encanta claro!

Como plato final el Jarrete de Ternera blanca con una elaboración de varias horas. Hay que ponerlo en salmuera para después freírlo y en bolsa de vacío junto a salvia y mantequilla noisette está en la roner (bendito invento) durante más de 54 horas.



Se sirve con crema de patata trufada y su propio jugo reducido y se come todo (incluido el venerado tuetáno). Un extraordinario fin de menú.

Ya sabéis que no soy muy de postres, en este caso son correctos: Texturas de chocolate y un tatin de manzana con frutos rojos.


En cuanto al vino, esta vez nos decantamos por III Lustros de Gramona, que no sólo armonizó muy bien con todos los platos, también nos alegró con sus burbujas y la excelente compañía.

Su carta de vinos es acertada y correcta, no te defraudará.



En definitiva, una extraordinaria propuesta que no te dejará indiferente. 

Restaurante Marcano
Doctor Castelo 31
Tf 914 09 36 42         

Ticket medio:40-43 €




lunes, 10 de abril de 2017

Un fromager español en los Alpes

¿Qué hace un topógrafo español en un pueblo perdido de los Alpes franceses? ¿Qué le ha llevado a este rincón en la frontera con Suiza?

Israel Gili es la consecuencia de la crisis en España y allá por el 2009 perdió su trabajo y se puso a preparar las oposiciones para Policía Nacional. Un día le ofrecieron trabajo en Francia en una quesería y se “lio la manta a la cabeza” y allá que se fue. 



Sin saber francés, sin tener idea de hacer queso y lo mejor de todo, con la convicción que no le gustaba el queso.

Aquellos días fueron primeros para muchas cosas, la primera vez que cogía un avión y su primer día en una quesería. Israel hizo de todo durante los primeros seis meses, incluso aprender francés. Observó todo detenidamente día a día para saber cuál era el proceso de elaboración y la magia entonces se apoderó de él.

Tras esos primeros meses comenzó a elaborar y se fue apasionando con el trabajo de alquimia para crear los quesos. Buscó información, leyó y se acercó a las granjas cercanas donde hacían queso fermier para ofrecerse gratis y ver cómo elaboraban. Seguir aprendiendo era (y es) su máxima ya atrapado por el mundo del queso.

Ya en el 2015, con el nacimiento de su hija, le ofrecen trabajo en una quesería más grande, Les Fruiteres des Bornes, donde se ha convertido en Fromager llevando un equipo de ocho personas, dominando la tecnología del queso tras siete años en Francia ganándose el respeto y la admiración de sus compañeros.


Hoy sus quesos se pueden encontrar en varias tiendas especializadas en España (Bon Fromage, Charcutería de Octavio en Madrid y La Majada Quesos en Valencia, por ejemplo) y realmente son un espectáculo. He tenido el privilegio de catar seis de esta quesería y quedarme con uno sólo sería un delito.

Impecable su “Raclette de Savoie Le Chaudron” (su sabor incomparable se debe a la gran calidad de la leche y los métodos de fabricación tradicional). No dudes en fundirlo, es un queso que se crece con el calor.

Notable también su “Reblochon”, suave y cremoso con su sabor a nuez. Su corteza amarilla cubierta por una delgada espuma blanca indica un perfecto envejecimiento en cueva fresca.
El “Abondance” tiene ya medalla de oro. Pasta suave y cremosa, sabor afrutado y con un ligero toque amargo es ideal también para una fondue.


Destacable por su elegancia uno de sus quesos más representativos, “Le Bornin à  l’Ail”. Pequeño queso de pasta blanda salado con agua de mar, suave, pasta cremosa y salpicado con granos finos de ajo que logra auténticas delicias en el paladar.



“Le Tomme de Savoie IGP ” habla por sí solo, reconocible por su corteza gris y su tamaño emana un característico olor a moho y bodega. Sabor suave, fruta y nuez con toques herbáceos. Es el queso más antiguo de Saboya y siempre tiene un lugar destacado en las mesas de la zona. Hoy en día aún se elabora de manera tradicional.


Israel Gili sigue elaborando todos los días en el pequeño pueblo de Arbusigny sin dejar el contacto con otros queseros españoles. Quien sabe si algún día regresará a España para iniciar nuevos proyectos. 

Lo recibiremos con los brazos abiertos si ese día llega.

Notas: Todos los quesos son elaborados con leche cruda de vaca.


http://www.lesfruitieresdesbornes.com

domingo, 19 de marzo de 2017

Quesería Elvira García:No están solos

Esta mañana del día del padre será recordada por muchos por comidas de familia, regalos y felicitaciones.

Sin embargo, en casa de la familia de Elvira García no será así. La recordarán con el sabor amargo y agrio de la impotencia, de la rabia contenida. Esta mañana al ir a ordeñar sus cabras descubrieron que le habían entrado a robar y no sólo se han llevado los quesos de sus cámaras de maduración, también destrozaron todo quizás con el pensamiento de “aquí no se hace más queso”



La familia Elvira lleva tiempo, mucho tiempo realizando las labores propias de tener un rebaño de cabras. Eso significa: no tener días de vacaciones, ni domingos, ni fiestas. Ni día del padre. Porque se levantan a primera hora, de madrugada, para el primer ordeño y luego hacer queso.

Eso también quiere decir que por la tarde tienen que ordeñar de nuevo. Así es, las cabras como otros animales, necesitan que se les ordeñe dos veces al día. Eso implica que no hay sobremesas largas en una comida, que si te vas a cenar tienes que hacerlo tras este trabajo.

Jesús, uno de los hermanos se casó por la tarde tras el ordeño de las 18:00 horas porque si lo hacía antes no habría quien se encargara de esa labor. Y casi no llega a su boda.

Esto lo hacen multitud de queseros de este país que día a día cuidan, miman sus quesos para que lleguen a nuestras mesas.

También implica estar endeudado hasta las cejas con toda la inversión para la infraestructura (cámaras, depósitos, licencias, refrigeración, cubetas, electricidad, etc.) que conlleva la producción. Batallar con bancos y con la administración por todos los papeles, inspecciones y muros que hay que superar. Como cualquier oficio artesanal y de creación, conlleva horas y horas de estudio, de investigación, de laboratorio.  

Esta madrugada no sólo han robado su producción, su trabajo y su energía pasada, también han intentado llevarse su ilusión y su fuerza para seguir adelante. Ha sido un golpe duro, en primer lugar, para ellos por lo que implica económica y sobre todo personalmente, también han golpeado a toda la “familia” quesera de este país que inmediatamente ha reaccionado con mensajes de apoyo y solicitudes de ayuda.

Los ladrones intentarán venderlo seguro, pero debemos ser nosotros, los consumidores y amantes del queso, lo que debemos impedir que estos “quesazos” (que merecen ser distribuidos y comprados en los establecimientos legales, con todas las medidas de seguridad alimentaria) se vendan en un mercado negro. ¿Cómo saberlo? Primero, los venderán a precio más barato del habitual y, segundo, lo harán en lugares que no están autorizados. 

Si tenemos dudas, siempre podemos pedir al vendedor un tiquet o factura de la compra, especificando el producto y fecha. Si no la quieren dar, no pueden o se niega…. aquí pasa algo.

Debemos ser nosotros los consumidores los que compremos en tiendas especializadas, con todas las garantías, con la seguridad que han sido obtenidos de manera legal y no es fruto de un robo y denunciar si no es el caso.

Hoy la Quesería Elvira García no abrirá su pequeña tienda porque no tiene que vender, porque se lo han robado.





Eso sí, estoy completamente segura que mañana volverán a hacer lo mismo, volverán a empezar de nuevo. Porque ser quesero en este país es ser de otra pasta, hay que ser un súper héroe .

Y la familia Elvira lo es sin duda.

domingo, 5 de marzo de 2017

Arima Basque Gastromomy

Soy chica de barra, qué se le va a hacer. Sí, reconozco que sentada en un taburete cómodo (que es parte muy importante) me lo paso muy bien comiendo y viendo el trasiego de cocina, camareros y clientela.


Eso sí, la barra de  Arima Basque Gastronomy es diferente al resto si Nagore está detrás. Es como montarse en la mejor atracción del parque, es no saber cuál será la próxima curva o el siguiente looping. Es divertirse a raudales y disfrutar con la comida.


Nagore adora el producto y quiere lo mejor para su local, se preocupa tanto por él que viaja constantemente para traer lo mejor a su cocina. Desde el pan, que llega cada dos días de Pontevedra, hasta los productos más identificativos del norte de España. 

Y el colmo ya es que los trata con mimo en la cocina respetándolo para que nosotros sencillamente lo degustemos.



Y luego está ella, Nagore, un torbellino de energía y fuerza, de buen humor y risas que se mueve como pez en el agua detrás de esta santa barra. No te extrañe que suba la canción y se ponga a cantar o que se siente a tu lado para comentar el plato. Un huracán vamos.

Cerveza de grifo bien tirada, una carta de vinos divertida y una selección de 36 vermuts diferentes. Hay de todo para todos, ¿quién dijo que el vermut ha muerto? Venga, pide una Gilda para comenzar que es lo que toca.


En cuanto a sus platos, todos ellos destacados, te recomiendo que no dejes de probar sus croquetas. 

Como bien dice Ana Hernández, la de Stilton ha pasado al top1 de Madrid sin duda. Es la croqueta perfecta desde el rebozado, hasta el color, la textura y el sabor. Estáis avisados.


Con la morcilla de Berasaín pasa lo mismo, acompañada de unos extraordinarios pimientos del piquillo es un plato para repetir un par de veces. Eso sí, toma la morcilla con el pimiento y luego me lo cuentas.


Otro mundo aparte son los puerros y perdonarme que insista, producto, producto, producto. Viene acompañado de tartufata con miel que no os recomiendo que la pongáis en estos súper puerros.

Le sobra y por eso viene aparte. Cómelos sin miedo y con la mano para disfrutarlos mejor. El poder de lo simple.



Si te gustaron los pimientos que venía con la morcilla otro de sus platos estrella es esta tosta casera acompañada de ventresca y piparras. Me quedé sin calificativos, lo siento. ¿Me pones otra por favor?



Cazuela de huevos de caserío (¡vaya color y sabor!), con hongos a la crema y patata paja, carrillera de vaca guisada con puré de patatas (no necesitarás cuchillo) o las mollejas con salsa de oloroso pueden ser unos ideales platos para compartir.







Como mi compañera Ana y yo íbamos a probar poco y mucho, añadiría el falso risotto con Idiázabal si os queda sitio para el salado, que el postre lo tenía yo claro desde el principio.














Manzana reineta asada (no podía ser otra) con salsa inglesa, crumble y helado de almendras con Pedro Ximénez para terminar.




Arima Basque Gastronomy no es un local más de la calle Ponzano, es el lugar. Fresco, divertido y lo más importante, con grandes productos sin subirse a la parra. Nagore demuestra que no hay que pagar una pasta por comer bien. Sin duda será una de las premisas que hará que llegue muy lejos.



Sé que los fines de semana está hasta arriba por lo que si tienes oportunidad pásate entre semana y tómate tu tiempo para tomarte un cocktail de vermút o txacolí.

Notas personales: Arima tiene barra sí, y también mesas para sentarse.
Dispone de tabla de quesos, no te vayas sin probarlos.
Gracias Ana Hernández por la gran foto de Nagore

Arima Basque Gastronomy
C/Ponzano 51
TF: 911 09 15 99

Ticket medio:36-40 €